Una primavera para Tripoli

La imagen a dado la vuelta al mundo: la bandera amazigh revoloteando en Trípoli en libertad ! La emoción fue a la medida de la sorpresa. El régimen que ha reprimido con estrema dureza los Amazigh (bereberes), como para castigar el uso de su lengua incluso en la vida privada, finalmente se ha derrumbado. Era difícil de creerselo . Como si el mundo había llegado a aceptar como inevitable victoria triunfal del panarabismo. Como si, de hecho, la ideología del Libro Verde se habia arreglado hasta hacer olvidar una realidad histórica milenea que se refiere, sin embargo, como Herodoto, el nombre mismo del país, Libia, que era el de una tribu bereber.

Ciertamente, la esperanza suscitada por la caída del dictador libio fue seguida de episodios menos felices: la expoliación de la victoria de los bereberes de Nefoussa por los Legionarios de la yihad, apoyados por el Occidente ! Pero el simbolismo de los primeros momentos, esta bandera izada sobre las ruinas humeantes del kadhafisme, quien no ha dejado de trabajar las mentes, no pesan menos sobre el destino del subcontinente norte Áfricano.

Ver los combattantes libios amazigh enarbolar la bandera de nuestra identidad común que simboliza la nueva libertad es un momento compartido de victoria. Una victoria que está en consonancia en primera fila con la Primavera Amazigh de 1980 y otros hitos de la lucha amazigh para la recuperación de su ser intimidado por el dictado de un panarabismo cínico.

La celebración de la Primavera Amazigh, que en 1980 desafió a la influencia del partido único en Argelia pertenece desde mucho tiempo al patrimonio común de todos los que luchan por sus derechos amazigh. Todo los reclaman y con razon.

En este sentido, la celebración de la 32 ª Primavera Amazigh se debe dedicar a nuestras hermanas y hermanos amazigh de Libia que han dado razon al poeta bereber que escribió hace más de cincuenta años :

Pero podemos matar de hambre los cuerpos
Podemos vencer las voluntades
Reprimier la dignidad la mas fuerte sorbre el yunque de desprecio
No podemos desecar las aguas profundas donde el alma huerfana por mil raicillas invisibles chupa la leche de la libertad.

Traducido en términos políticos, podemos decir que la cultura amazigh también es "la leche de la libertad", cantada por el poeta.

Como recordatorio, es al raíz del Movimiento Cultural Amazigh que nació la primera Liga de los Derechos Humanos en Argelia , donde sus activistas amazigh llevaron el proyecto. En Marruecos, en Argelia, à Túnez o a Libia, el amazigh en todas partes aparece como la única alternativa popular al salafismo. A pesar de que en el Occidente , quien jugó un papel decisivo en la descomposición de los dictadores árabes, parece resignado a aceptar la introducción de la Sharia en estas partes. Mientras que en otros lugares del Sahara, los tuareg están liderando la lucha para la última oportunidad.

Que Esta primavera de Trípoli, la ofrecemos a nuestros hermanas y hermanos amazigh de Libia.
Esta primavera de Tripoli sea una signal de un nuevo impulso que teje nuevas formas de solidaridad, proporciona puntos de referencia adicionales y abre horizontes prometedores.
En esta primavera de Trípoli, se lanza como un llamamiento urgente a los organismos internacionales, y especialmente de la OTAN, que están involucrados en el derrocamiento de Gadafi, para evitar el advenimiento de un sistema draconiano que lamente el del el ex dictador. La voluntad de Occidente para controlar el flujo de los grifos del petróleo no permite que el pueblo libio sea sacrificado.
Tamazight no quiere morir.

Meγres 2962
03 2012

Edition Pays

Flux d'actualités berbères